FANDOM


El día 9 de comenzador del año 9, una explosión tuvo lugar en las inmediaciones del auditorio City of Paulita, en pleno centro de la capital paulitina. La explosión se produjo a las 22:35, cuando miles de personas abandonaban el concierto de la cantante irikense Sophie Parr, que acababa de terminar.

Al principio la Policía Federal informó de un solo autor, pero se negó a revelar su identidad hasta que, en la mañana del día 10, la organización terrorista de los Cyan reclamaba la autoría del atentado. El responsable resultó ser Yizouf Adeba, un ciudadano de 23 años de origen izaniense radicado en Paulita y con un visado temporal de seis meses. La policía no tenía al hombre incluido en su lista de posibles terroristas.

Fallecieron 22 personas, la mayoría niños y adolescentes que asistían al concierto de su cantante favorita.

Ataque Editar

El 9 de comenzador del año 9, justo dos meses después del atentado de Livinghall en el Principado de Ikerne, un hombre de nacionalidad izaniense, Yizouf Adeba, entra en el recinto del auditorio City of Paulita -Adeba, según la Policía Federal, no había acudido al concierto-, y se inmola originando una gran explosión que desata el caos en la salida del recinto. La intención del terrorista era presuntamente provocar una avalancha humana que hubiera originado aún más muertes, pero la Policía Federal evitó dicho suceso acudiendo rápidamente al local desde una comisaría cercana. La cantante Sophie Parr fue evacuada ilesa, ya que no se encontraba en la zona del ataque. Las autoridades calculan que hasta 16.500 personas podrían haber estado acudiendo al concierto, muchos de ellos estaban abandonando el recinto por el vestíbulo cuando se produjo la explosión.

Víctimas Editar

La Policía Federal confirmó la muerte de 22 personas, sin incluir al terrorista suicida. El número de heridos ascendió a 62, muchos de ellos menores de edad. El servicio de ambulancias del oeste de la ciudad informó de que sus 70 ambulancias acudieron a la zona, acompañando a 62 personas a los dos hospitales más cercanos, el Princesa Paulita y el Hospital Universitario New Age. Los primeros nombres de víctimas revelados son los de Annie Brown, de ocho años, y Martha Elizabeth Smith, de diecisiete. La alcaldesa de la ciudad, Amanda Whiteheart, y la gobernadora del estado, Lea Rochsmith, visitaron a los heridos en la mañana del día 10.

Agresor Editar

Yizouf Adeba, el hombre identificado por la Policía Federal como agresor material, era un terrorista de origen izaniense que había viajado al Principado de Paulita en finalidor del año 8 y que poseía un visado temporal de seis meses, caducado pero en proceso de renovación. Adeba era un conocido de la policía por dos delitos menores de robo, pero no estaba incluido en la lista de sospechosos de terrorismo.

Consecuencias Editar

La sociedad paulitina respondió con mucha entereza al ataque. Cuando los servicios médicos del estado solicitaron a la gente que acudiera a donar sangre, los hospitales del norte y del este de la ciudad se colapsaron ante la masiva afluencia de donantes. El número de donaciones aumentó en ciudades tan lejanas como Pl-de-sim, Valencia, Port Galaxy o Eiapisa, y la ciudad de Olaya envió un grupo de siete doctores para ayudar a los hospitales donde estaban siendo atendidos los heridos.

Los residentes en esa zona de Paulita ofrecieron alojamiento libre por Witter a los que quedaron abandonados en el concierto. Los taxistas de la capital trabajaron gratuitamente durante toda la noche y dos hoteles cercanos al auditorio abrieron sus puertas y sirvieron como punto de encuentro para las familias que buscaban a sus hijos en el caos generado tras el atentado.

La estación de tren de la capital cerró a las 22:50 y permaneció cerrada durante todo el día 10. Ese mismo día, un hombre de 22 años fue detenido bajo sospechas de haber colaborado con Yizouf Adeba.

En la tarde del día 10, una pequeña concentración de unas 200 personas al grito de «no queremos inmigrantes» al norte de la ciudad, fue duramente reprendida y abucheada por los propios vecinos de la capital, disolviéndose poco después.

Reacciones Editar

La Alidaim, que estaba a punto de dar el pistoletazo de salida de la Operación Unity, pospuso dicho lanzamiento y su presidente, Michael West, afirmó por Witter sentirse «profundamente conmocionado, tanto en lo político como en lo personal». West, que tiene una hija de la misma edad de la niña fallecida, también subrayó la «crueldad y la cobardía» de atentar contra «objetivos inocentes». Su vehemencia fue compartida por muchos otros políticos tanto nacionales como internacionales.

La Presidenta de la Federación, Silvia Santamarina, da su pésame a las familias de los fallecidos y recalca que «el Gobierno Federal no cesará en su empeño por erradicar estos actos cobardes».

Los minutos de silencio y los homenajes a los fallecidos dan rápidamente la vuelta al mundo. En la mañana del día 10, todas las embajadas del Principado de Paulita en el mundo amanecen con ramos de flores, mensajes de apoyo a las víctimas o velas encendidas, y se suceden las concentraciones en apoyo a los familiares de los fallecidos.

Todos los Estados Federales, el Principado de Helena y la práctica totalidad de los estados de la Alidaim, decretan minutos de silencio en todas sus instituciones gubernamentales. La sede de la alianza federal en Olaya coloca sus 41 banderas a media asta, mientras la alcaldesa de esa ciudad, Eve Black, da su pésame a las familias de los fallecidos y asegura que «hoy todos los olayanos estamos con Paulita». La capital norte de la Federación aumentará sus controles de seguridad y la presencia policial en sus calles.

La cantante Sophie Parr publicó en su cuenta de Witter un mensaje en el que afirmaba sentirse «destrozada y sin palabras» por el atentado. Toda la industria de la música federal dio su apoyo a Parr y a las familias de las víctimas.

La Ópera de Amanda, el Puente del Principado de Nicole, el Yenay Coronado Bridge, el Great Ärhus Paddy Dam, el Federal Mall, la Duma Enolesa, la Torre de Ikerne, el Parlamento Olayano y muchos otros edificios significativos, como el Alidaim Central Building, apagaron sus luces en señal de luto y respeto.

Véase también Editar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.