FANDOM


La Batalla de La Sanjuanada, también llamada Batalla de San Juan, enfrentó el 10 de tanyano del año 1 al ejército vereiano del General David contra una coalición de ejércitos numéricamente superior formada por soldados de los estados de Ilisia; el Principado de Ikerne, el Principado de Izaro y el Principado de Sara.

Tras su derrota, las tropas de la coalición de los tres estados sureños se replegaron hacia el este, iniciando una táctica de "tierra quemada" en el Principado de Ikerne para evitar el avance de las tropas vereianas. La victoria vereiana les permitió asegurar el dominio de su primera colonia, en la que fundaron la ciudad de Portugalete. Después de asegurada su presencia en la zona, el Imperio Colonial Vereiano se empezó a interesar más por la firma de tratados de comercio -los primeros tratados comerciales de la historia- con los tres estados, pero especialmente con el Principado de Ikerne, gracias a la amistad de una diplomática vereiana prima del General David, Alaia Maseda, con la Princesa Ikerne.

La batalla es un auténtico mito, sin duda la batalla más recordada y sobre la que más se ha escrito de la historia de Ilisia y una de las que más conmemoraciones posee a lo largo del planeta. En la República de David tiene dedicadas docenas de calles, plazas, parques y avenidas, y se recuerda como fantasma de aquel pasado glorioso e imperial que posee el estado.

Como todas las batallas del Power of Imagination, la Batalla de La Sanjuanada se corresponde con un hecho real; la tarde del día de San Juan del año 2009.

Antecedentes

El Imperio Colonial Vereiano no había existido como tal hasta la fundación de Portugalete. En los libros de historia federales es habitual considerar que el estado que llegó a Ilisia el 8 de tanyano del año 1 fue el ICV, pero la verdad es que la Unión Vereiana no había cambiado aún su denominación. El General David -que se coronaría Emperador poco después de la fundación de la UV el 1 de eiapisano-, la General Boadicea y el General Vercingétorix querían ampliar los horizontes de la Unión Vereiana, y cada uno obtuvo la responsabilidad de hacerlo en una dirección. El General David fue el que eligió ir hacia el sur y embarcar con rumbo a lo desconocido, junto a 110.000 de sus soldados, hasta que llegó a las costas de Ilisia.

Allí fue recibido de manera heterogénea por las gentes que habitaban los pueblos costeros. La mayoría acogían a los soldados del inmenso ejército vereiano, y aseguraban que jamás habían visto un contingente de un tamaño similar. Algunos pueblos rechazaban la presencia de soldados, por miedo o por temor a meterse en problemas con el incipiente gobierno del Principado de Ikerne.

Por su parte, los militares del PIK convencieron a la princesa de que lo mejor era pedir ayuda a sus aliados y tratar de expulsar a los vereianos de la isla. El general ikernés Gudrung Lemsworth envió mensajeros a Principado de Sara y Principado de Izaro, que enviaron un gran número de soldados a unirse al ejército ikernés. Los apuntes de los emisarios ikerneses cifraban a los ejércitos coaligados en unos 190.000 soldados, los vereianos aseguraron que el ejército al que se enfrentaron era de más de 300.000 hombres. Las estimaciones más actuales creen que la composición del ejército aliado en La Sanjuanada era la siguiente: 95.000 soldados del Principado de Ikerne, al mando de Lemsworth; 70.000 soldados del Principado de Izaro comandados por el Capitán Peter Scoff; y 60.000 soldados del Principado de Sara liderados por el Comandante Carl Aldridge. La heterogénea coalición inició su viaje al encuentro del ejército vereiano, mucho más especializado y mucho mejor entrenado.

La batalla

El ejército vereiano llegó un par de horas antes que el coaligado a la Colina de La Sanjuanada, un monte con una elevación de unos 15 metros que permitía ver el terreno circundante a una distancia de varios kilómetros. David trazó su estrategia basándose en la desunión y la inexperiencia del enemigo. Sabía que los ikerneses presentarían batalla situados en el centro, ya que tenían la única fuerza militar verdaderamente entrenada. El general varió su estrategia en anteriores batallas contra los salomónicos y colocó a la caballería pesada en los flancos de su ejército, acompañada por varias líneas de infantería ligera. Los 10.000 arqueros irían por el centro, protegidos por dos líneas más de caballería pesada.

La disposición del ejército coaligado era la siguiente:

Coaligados Batalla Sanjuanada

El General creyó que la coalición había cometido el error de dejar expuestas en los flancos a las tropas más débiles y a los mercenarios, así que planeó rodear y aplastar esos flancos con la temible caballería pesada vereiana.

Los vereianos decidieron tomar la iniciativa a las 18:00 del día 10. Había amanecido un buen día, no había nubes en el cielo y se preveía calor. Tras una primera embestida de la infantería ligera vereiana, los piqueros soportaron el peso de las caballerías ligeras de PIK y PIZ por el centro de la batalla. En ese momento el General David dio la orden a su caballería pesada y esta avanzó sobre los flancos del ejército coaligado, que empezaron a descomponerse. Scoff y Aldridge murieron en esta acción, tratando de defender unos flancos insostenibles. Los vereianos perdían hombres, pero por cada vereiano caído caían tres o cuatro ilisianos.

Los mercenarios que se habían presentado como voluntarios empezaron a huir sobre las 21:30, y la caballería pesada ikernesa se tuvo que enfrentar a los desertores que abandonaban el terreno de batalla. Gudrung Lemsworth murió tras ser alcanzado por una flecha vereiana, y hacia las 22:40 el pánico empezó a cundir entre las filas de la coalición. Los soldados emprendieron retirada, y David ordenó que no se persiguiera a los adversarios. A las 23:50 daba la victoria por ganada, habiendo perdido a más de 44.000 soldados pero infligiendo una severa derrota a los estados de Ilisia.

Consecuencias

Las consecuencias de la victoria vereiana fueron inmediatas. Los soldados entraron sin oposición en varias ciudades del oeste del Principado de Ikerne, suroeste del Principado de Sara y noroeste del Principado de Izaro.

Los tres estados de Ilisia firmaron un tratado de no agresión y varios tratados comerciales con la nueva colonia, que quedó bajo la administración directa de la Sede del Vereia.

Este nuevo dominio permitió a los vereianos iniciar su época de mayor esplendor colonial. Se puede decir que La Sanjuanada fue la primera gran batalla ganada -de muchas- para el incipiente Imperio Colonial Vereiano, que se estaba transformando en la primera potencia mundial y cuyo ascenso aún no había tocado techo.

Referencias

  1. La cifra exacta se desconoce.
  2. Se estiman en 120.000 soldados fallecidos.

Véase también

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.