FANDOM


La batalla de Severodvinsk (en ikernés: Severodvinsk Battle) fue un enfrentamiento militar desarrollado a lo largo del día 13 de tanyano del año 3 en la ciudad sarayana de Severodvinsk.

Se considera a esta batalla como la más decisiva de la historia del Principado de Saray como Estado Federal, ya que tras su victoria las tropas del Imperio Colonial Vereiano reconquistaron los territorios que habían perdido tras la Batalla de las Ardenas.

Tras su victoria en la Batalla de La Brizna, más una emboscada del Ejército Vereiano que una batalla real, las tropas vereianas avanzaban imparables hacia el norte en su campaña de conquista del Principado de Saray. El Coronel Ernst Ross dio la orden a sus soldados de atrincherarse en la ciudad de Severodvinsk con unos 60.000 soldados, hasta que llegasen desde Saray los refuerzos al mando del estratega militar Albert Oblivion. El ejército del ICV se presentó en la ciudad dividido en dos grandes bloques. Mientras Galaxy cubría la retaguardia dirigiéndose al norte, David atacó la ciudad por sus tres entradas meridionales, derrotando a la resistencia de la ciudad. Albert Oblivion llegó demasiado tarde, y cuando lo hizo hubo de enfrentarse a las tropas de Galaxy, que cubrían la retaguardia a los cansados soldados vereianos que estaban en la ciudad. Por un momento la batalla al norte de la ciudad pareció inclinada del lado sarayano, pero Oblivion tomó la decisión de retirarse cuando las tropas de David, ya recuperadas, acudieron en refuerzo de Galaxy.

Severodvinsk es considerada habitualmente como la primera batalla de la historia documentada completamente, con fotografías y crónicas que detallan precisamente sus fuentes. La batalla tiene dedicados tres libros, una película y un videojuego de guerra.

Antecedentes Editar

Artículo principal: Batalla de las Ardenas de Saray.

El 17 de palazuelino del año 3, las tropas del Imperio Colonial Vereiano regresaban al Principado de Saray, donde habían establecido una pequeña colonia un año antes y habían fundado la ciudad de Control City. Las intenciones del General David eran claras; consolidar el dominio del ICV sobre la zona y acabar con la resistencia rebelde nacionalista que se había alzado en armas contra los vereianos.

El iknesday 18, David y Boadicea salieron de Control City en dirección suroeste, hacia la que es hoy la ciudad federal de Port Saray y que entonces era un feudo rebelde que era clave conquistar. El asedio resultó infructuoso, en gran parte gracias al numeroso contingente rebelde que defendió la ciudad. Los dos generales se retiraron hacia Control City, donde esperaban que estuviese la retaguardia de Galaxy. Sin embargo el general había sufrido una emboscada rebelde y también se había visto forzado a retirarse a la ciudad.

Un contingente de unos 82.000 soldados, al mando de Albert Oblivion, cercaron al ejército de Boadicea -alrededor de 30.000 hombres- en la llanura de las Ardenas. El General David acudió en ayuda de su amiga y logró romper el cerco con unos 7.500 soldados, consiguiendo también la supervivencia de una pequeña parte del ejército inicial. Murieron más de 188.000 soldados vereianos entre los tres enfrentamientos.

El General David se mostró muy contrariado con su derrota, la admitió y anunció que prepararía una revancha. Poco después estalló la Primera Guerra Mundial, y el Imperio Colonial Vereiano, que ganaría junto a sus aliados del Bando General, salió muy reforzado de la contienda.

Poco antes del final de la guerra, la escaramuza de Gotebörg el día 11 había logrado hacer retroceder al Ejército Rebelde Sarayano -que se acercaba a Control City- hacia el noroeste, y se asentó en la ciudad de Severodvinsk. Un contingente salió a tratar de mermar las tropas vereianas y en parte lo consiguió, en la Batalla de La Brizna del 25 de comenzador. Pero el Imperio Colonial solicitaría refuerzos, y el Ejército Internacional que se había formado tras la Gran Guerra enviaría 66.000 soldados a ayudar al General David.

La batalla Editar

Los soldados del Ejército Internacional, compuestos en su mayoría por tropas yeraianas, engrosaron las filas del grupo de soldados de Galaxy. Este se dirigió hacia el norte de la ciudad, donde ocultó a sus -aproximadamente- 170.000 hombres en el Bosque Real, que está entre Severodvinsk y Aghard.

David atacó junto a sus más de 105.000 soldados la ciudad por sus tres entradas meridionales. Los cerca de 60.000 hombres comandados por Ernst Ross lucharon con valentía, pero se vieron superados táctica y numéricamente. El general había traído arietes modernos a la campaña, que no tuvieron muchos problemas para derribar los improvisados parapetos de los defensores. Desde las 12:35, cuando los vereianos entraron a la ciudad, hasta las 17:00 aproximadamente, la batalla fue un corre-calles por toda la ciudad. A las 17:21 los pocos defensores que quedaban con vida se atrincheraron en la Torre de Saray, una de las joyas de la arquitectura sarayana[1]. Los vereianos derribaron la estructura con sus arietes a las 17:40. El primitivo Ejército del Aire Vereiano de Quality Good prestó también cierto apoyo a las tropas de David.

Hacia las 18:00, Galaxy y sus soldados vieron llegar un contingente de unos 150.000 hombres -las estimaciones modernas sugieren que pudo ser menor, sobre 106.000 militares- dirigidos por Albert Oblivion, el militar que había derrotado a los vereianos en Las Ardenas. Galaxy ordenó a sus hombres descubrirse, y comenzó la batalla al norte de la ciudad. A las 22:12, las tropas del general vereiano lograban contener a Oblivion -cuya misión era recuperar la ciudad-, pero no derrotarlo. De hecho, poco después fue abierta una brecha entre los vereianos. Sin embargo, David observó que la batalla se inclinaba ligeramente del lado del enemigo y arengó a sus hombres, que acudieron en refuerzo de Galaxy.

Finalmente, Oblivion debió de tomar la decisión de retirarse derrotado de vuelta a Saray sobre las 23:20. Los vereianos habían ganado.

Consecuencias Editar

Las tropas de los nacionalistas sarayanos quedaron seriamente mermadas tras su derrota en Severodvinsk. La población de esta ciudad, que había quedado muy dañada tras la batalla, apoyó a los vereianos en cuanto el General David anunció que sería el Imperio Colonial Vereiano quien correría a cargo de los costes de la reconstrucción urbana.

El apoyo al nacionalismo en el sur del Principado de Saray, que fue asegurado por los vereianos, descendió a mínimos históricos. También bajó en la parte norte del estado, pero las protestas contra los nacionalistas fueron ahogadas, en ocasiones con violencia.

Tras su victoria, el Ejército Vereiano obtuvo un gran prestigio internacional y una gran subida de la moral entre sus filas. David agradeció personalmente la ayuda prestada al Ejército Internacional antes de que estos soldados se retirasen[2], y se retiró al Principado de Lydia a continuar con la campaña diplomática en ese país. Boadicea acudió a cubrir su baja al frente de una parte del ejército, y junto a Galaxy y Quality continuó con la ofensiva.

Finalmente, el día 7 de veranés las tropas vereianas llegaron a la localidad de Aghard tras poco menos de un mes de preparación y llegada de refuerzos continuos. Allí, Albert Oblivion y el resto del ejército nacionalista sarayano trataron por última vez de repeler el ataque del Imperio Colonial Vereiano, pero fueron derrotados en la mítica Batalla de Aghard. El ICV se hizo con el dominio sobre el Principado de Saray, y situó al frente de nuevo a la propia princesa. Los vereianos se hicieron cargo de las reparaciones de guerra ocasionadas a todas las ciudades dañadas por sus campañas, lo que les valió en general la aprobación del pueblo sarayano. Los sarayanos decidieron unirse al proyecto de los irikenses, y el PSA se convirtió en un estado fundador de la Federación de los Estados Unidos.

Referencias Editar

  1. La torre, no obstante, no tenía ningún tipo de equipamiento militar y no estaba en ningún caso preparada para un asedio.
  2. No participarían en más batallas y el EI se disolvería poco después.

Véase también Editar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.