FANDOM


El Principado de Pablo (Principality of Pablo State en ikernés) es un Estado Federal miembro de la Federación de los Estados Unidos situado en una amplia península de Sudcatedland. La tercera ciudad más poblada del estado, Ínsula, se encuentra en una gran isla de 8 177 kilómetros cuadrados separada de la península por el estrecho de Ínsula. La península tiene sus límites territoriales al oeste: limita con el Reino de Naiara y con el Imperio de Amanda.

Se trata de un estado de tamaño medio y población al alza, con un PIB considerablemente alto para ser un estado fundado en el año 8. El Principado de Pablo ha sido uno de los últimos estados en incorporarse a la Federación de los Estados Unidos, pero gracias a su apoyo en la VIII Era Internacional, la República de David lo invitó a formar parte del grupo de invitados a la Cúpula Mayor de la Alidaim, puesto que ostentó hasta su renovación a principios del año 11. Es uno de los estados más «jóvenes» del mundo; su media de edad poblacional es de 29 años, algo extraordinario tratándose de un estado desarrollado. El propio gobernador, Anthony Stark, es de los más jóvenes del país.

El Principado de Pablo es sin duda uno de los estados más prometedores de la Federación de los Estados Unidos y es muy probable que junto al Ducado de Hugo -uno de sus mayores aliados en el panorama político internacional- constituya un nuevo eje de la política exterior de la Federación. Gracias a su apoyo incondicional a la República de David, el estado irikense lo incluyó en su lista de Estados Protegidos. La ciudad de Ínsula se convirtió a finales del año 10 en el sexto destino turístico del mundo, suponiendo una enorme fuente de ingresos para el joven estado.

Geografía Editar

El territorio del Principado de Pablo lo constituyen dos regiones: la continental, una península de 117 303 kilómetros cuadrados situada entre el mar de Alberto y el mar de Lavreign, y la isla de Ínsula, que con sus 8 177 km² es la cuarta isla más grande de la Federación y la tercera más poblada. El cabo Dorne, en la parte más oriental de la península, se encuentra 217 kilómetros al oeste de Ilisia, teniendo comunicación directa con la isla mediante puertos en casi todas las ciudades de la costa oriental del PPB[1]. Al sureste de la península se halla Isla David, que constituye la integridad del territorio del Principado de David. La costa sur del estado se extiende a lo largo del Lavreign Sea, que baña también las costas del Imperio de Amanda, el Reino de Hugo e Isla David.

La isla de Ínsula se encuentra al norte del estado. Surgió debido a la dureza de una veta de minerales en el fondo marítimo del inicio del Golfo de Agios, que evitó que emergiera pegada a la península. Por tanto, la primera comparte prácticamente toda la geografía de la segunda. Por lo general el relieve de ambas es llano, con una altitud media de 204 metros sobre el nivel del mar. En las costas del PPB predominan las playas y planicies con respecto a los acantilados rocosos, siendo la Sierra de Pando la única zona montañosa importante del estado. En Pando, situada prácticamente en el centro del estado, se encuentra el elevado Monte Center (4 445 metros), que constituye todo un reto para los alpinistas por sus pendientes escarpadas.

Las playas de Ínsula la han convertido en un destino vacacional tremendamente popular, y el Gobierno Pablense ha realizado enormes esfuerzos para mantenerlas limpias y bien cuidadas, así como para garantizar que la isla sea respetuosa con el medio ambiente.

Historia Editar

Una fundación discreta Editar

En plena VIII Era Internacional, un nuevo movimiento de tierras en Sudcatedland hizo emerger una península y una isla de considerable tamaño al sureste del Reino de Rubén. La Alidaim concedió a la Federación la potestad sobre aquellos territorios, y los federales decidieron entregárselos al Príncipe Pablo, un joven nacido en Eiapisa. Para ello eligieron el día más intenso de la VIII Era Internacional: el 9 de veranés, en la III Reunión de la era. Así iniciaba su andadura el Principado de Pablo: de la mano de la Federación de los Estados Unidos.

Durante cerca de un mes, el Principado de Pablo se afanó por construir sus infraestructuras a una velocidad de vértigo intentando asimismo mantener unas buenas relaciones internacionales. La República de David vio en el nuevo estado una excelente inversión, y durante dos semanas los envíos irikenses de capital fueron diarios. El gobierno pablense pronto comenzó a mostrar su propio interés en el panorama internacional. La invitación formal para entrar en la Federación llegó el primer día de ingridiano, y Anthony Stark anunció que su intención era apoyar el ingreso en la USF de un estado en cuya sociedad en la que no se veían más banderas que la Stars and Stripes.

El día 20 de ingridiano, con la VIII Era Internacional ya en horas bajas, el PPB decide ayudar al Imperio de Amanda a derrotar definitivamente al Reino de Olai, atacando Roca Olai por el norte con 40 000 soldados. El IAM derrotó al ROL finalmente en el Asedio de Roca Olai, y agradeció la colaboración del Principado de Pablo en la operación. Al día siguiente, el gobernador Anthony Stark firmaba la entrada del estado en la Federación. Desde aquella ocasión, el Principado de Pablo se ganó la simpatía de las principales potencias del país, especialmente del Imperio de Amanda, que obtuvo un importante aliado en su frontera oriental.

La consolidación Editar

El Principado de Pablo se convertía el 21 de ingridiano del año 8 en el 24º Estado Federal, lo que era ampliamente celebrado en todo el estado. Ínsula y Pablo empezaron a experimentar un gran crecimiento demográfico y económico, producto de la llegada de infraestructuras de gobierno federales. La capital del estado, desbordada durante la semana siguiente a su nombramiento como ciudad federal, desvió a Ínsula muchas de las embajadas extranjeras que se iban a construir en el Principado de Pablo. Esta ciudad comenzó a desarrollarse de manera exponencial, construyendo gracias a las inversiones varios rascacielos espectaculares e iniciando la construcción de la mayor isla artificial del mundo; Pablo Island.

El 26 de finalidor se celebrarían las Elecciones Presidenciales de la Federación del año 8, que serían también las primeras elecciones en la historia del Principado de Pablo. El socialdemócrata Anthony Stark, que había integrado a su gobierno provisional en el entonces Partido Socialdemócrata Federal gracias al apoyo de la Presidenta Silvia Santamarina, se haría con la victoria según todas las encuestas, y estas no fallaron: el PSD se hizo con 89 de los 101 escaños del Parlamento Pablense, con los 9 representantes asignados al estado, los 5 senadores y sus 14 votos electorales.

Para principios de sarino, empezaba a ser evidente que el Principado de Pablo, pese a haberse fundado relativamente tarde para la VIII Era Internacional, iba a ser un gran actor a tener en cuenta para la IX Era Internacional. Su selección de fútbol arrasaba en Segunda B y era más que posible que hiciese un buen papel en el Mundial de Fútbol, y la Alidaim lo invitó a la alianza al poco de ser nombrado Estado Federal. De hecho, el 11 de paulimarino la Alidaim invitaba al Principado de Pablo a su Cúpula Mayor, algo insólito para un estado de tan temprana fundación y que denota la confianza de la alianza federal en el estado.

Continuo crecimiento Editar

El Principado de Pablo accedió a la Cúpula Mayor en el contexto de la Guerra Yera-lucasina; y pese a no apoyar abiertamente a la República de Lucas, anunció que ayudaría a la RLU si esta deseaba trasladar sus tropas en acción defensiva. El día 29 finalmente se aprobó la Resolución 11 del Consejo General, que el PPB apoyó desde el principio. La República de Lucas se aseguraba mantener sus territorios hasta el verano.

La última reunión internacional del año 8 contó con presencia pablense: el Príncipe Pablo se personó en Eiapisa el 4 de ikernés, y apoyó a la República de David en todo lo que le fue posible. En esta reunión también se acordaron las líneas a seguir por el PPB durante la IX era internacional. El estado irikense pretendía que el Principado de Pablo se convirtiese en un socio esencial en un Sudcatedland que cada vez ocupaba mayor espacio en sus políticas internacionales, y las autoridades estatales estaban dispuestas a llevar a cabo ese plan.

El año 9 Editar

La Alidaim empezó el año muy optimista, con la elaboración de la ambiciosa Operación Unity, que pretendía ser una continuación de la Operación OA del año anterior. La alianza contó desde el principio con el apoyo del Principado de Pablo, pero no lo hizo con la amenaza de los nacionalismos, el auge del terrorismo anti-federal y el prolongado aislacionismo de las grandes potencias, que mermaron enormemente su capacidad operacional. Durante el mes de eiapisano la República de David empezaría a notar los efectos de su desmesurada deuda externa, y cargaría demasiada responsabilidad sobre los nuevos estados como el Principado de Pablo.

El año había empezado muy mal. El 9 de eiapisano el atentado de Livinghall en el Principado de Ikerne y el atentado de Hugo apenas quince días después habían asustado a la opinión pública federal, que poco a poco dejaba de apoyar el «regreso en masa» a la comunidad internacional que promulgaba la Operación Unity.

El Gobierno Pablense apenas había empezado a preparar su agenda internacional cuando se adelantó la entrada en la IX Era Internacional. Esta fue caótica en todos los sentidos: la Alidaim apenas si pudo salvar su propio pellejo, con una República de David sobrepasada por los acontecimientos y con sus aliados tramando redes diplomáticas entre ellos que, si bien no perjudicaban los intereses irikenses, mermaban su capacidad de operar con criterio en el panorama internacional. El Principado de Pablo sí apoyó la cesión de tropas irikenses al Principado de Helena el 19 de tanyano, ganándose el favor de la Alicom, que había sido creada dos días antes por la propia RDV.

La Operación Unity venía fracasada de fábrica ya que uno de sus pilares esenciales, el Principado de Olaya, sufría una crisis diplomática desde principios de año que evitó cualquier colaboración con la República de David hasta que sus propios ciudadanos la tumbaron tras los atentados del 26-V. El Principado de Pablo lo intentó por todos los medios a su alcance: tejió alianzas con los estados de Svvola -surgida el 10 de veranés-, con el Ducado de Rodrigo -que lo hizo poco después-, apoyó la reconciliación entre el Reino de Yeray y la República de David tras la crisis sufrida por el primero e intentó mostrarse neutral en las graves crisis que iba a sufrir el país: cuando el 20 de tanyano los senadores de Principado de Nicole, Imperio de Eva, Principado de Iris, Reino de Yeray, Principado de Aitana, República de Irune, Condado de Noa, Principado de Olaya, Principado de Cintia y Principado de Noa abandonaron la cumbre que iba a decidir entre otras cosas el destino de la Operación Unity, una voz se alzó sobre las otras:

«La Historia recordará la infamia que hoy han cometido ustedes aquí» - Senadora demócrata Alice P. Robertson, PPB. Senado Federal, a 20 de tanyano del año 9.

El 21 de veranés el mundo vivió una de las noches más frenéticas desde la Guerra Secreta. El Principado de Olaya, que aún no había recuperado sus relaciones con la República de David, amenazó con declarar la guerra al Ducado de Hugo, en medio de una tensión internacional que solo pudo ser resuelta gracias a la rapidez de reacción de la propia Eiapisa y el apoyo de sus aliados. La senadora Robertson se unió a las reuniones que buscaban la paz a cualquier coste, junto a un gobernador Stark que no había detenido su agenda oficial desde que empezó tanyano. Finalmente el objetivo fue cumplido y se recuperaron todas las relaciones entre los afectados, volviendo el optimismo a la Federación. Incluso el día 24 se logró la intervención en la escena internacional del Imperio de Amanda y del Principado de Yenay, hasta entonces ausentes. Pero dos días después los horribles atentados del 26 de veranés obligaron a la República de David a clausurar hasta el año 10 sus campañas militares y diplomáticas. La IX Era Internacional quedaba prácticamente liquidada.

El Principado de Pablo, al igual que la inmensa mayoría de los estados del mundo, emitió un comunicado condenando con dureza los atentados y apoyando a las familias de las víctimas y a la sociedad irikense. El final de la era trajo el final de las intervenciones pablenses del lado de la Alidaim, pero las reuniones de sus diplomáticos con los principales líderes de la alianza no terminaron.

El 28 de finalidor la Federación publicó los resultados de su «referéndum de satisfacción», estudio que evaluaba el grado de simpatía de los ciudadanos de todos sus estados con la pertenencia a la nación. Sobre un máximo de 10 puntos, la ciudadanía pablense logró una media de 8.72, la séptima más alta del país y por encima de la de estados como el Principado de Saray o el Principado de Adrián. El gobierno estatal continuó manteniendo unas excelentes relaciones con los pesos pesados de la Alidaim y la Federación, lo que se tradujo en el aumento de las inversiones en el Principado de Pablo: el 4 de nicolaitanés el Partido Demócrata de Anthony Stark aprobó concentrar la mayoría de esas inversiones en la reconversión de la ciudad portuaria de Ínsula.

El Insula Project Editar

El pequeño puerto de Ínsula, situado en la costa noroeste de la isla homónima, era una ciudad de mediano tamaño con algo menos de 60 000 habitantes antes del inicio del «Proyecto Ínsula». El Gobierno Pablense invirtió cerca de 50 000 millones de áilares en la construcción de edificios residenciales, empresariales, hoteles de lujo y resorts turísticos. Se aprobaron subvenciones para que las principales empresas de la Federación colocasen sedes locales en la ciudad, que en apenas tres meses ya tenía más de 240 000 habitantes. Las buenas relaciones del Principado de Pablo con la República de David y sus aliados se tradujeron en la llegada de empresas irikenses de construcción especializadas, que convirtieron a la pequeña ciudad de pescadores en un bosque de grúas y andamios durante meses.

No todos los partidos políticos se mostraron a favor del gasto de tal cantidad de dinero sin poner objeciones: tanto republicanos como autofederalistas protestaron argumentando el «abandono del resto del estado por parte del gobierno», pero ante esto el ejecutivo demócrata respondió pidiendo un crédito al fondo de inversiones Befern, que fue utilizado para construir la primera autovía federal que transcurrió por el estado: la AF-17, que unió con éxito el cabo Dorne, Pablo, Lethon y Amanda Rock. Además, poco después el gobernador Stark firmó con la poderosa empresa federal The Ipaai Company la cesión de terrenos para empezar a explotar la reserva de petróleo estatal, a fin de obtener una fuente de ingresos adicional para llevar a buen puerto el Proyecto Ínsula.

El PPB estaba centrado en sus asuntos internos, pero no permanecía impasible a los cambios en el panorama internacional: el 27 de nicolaitanés votaba a favor de la reforma ikernesa para la Cúpula Mayor de la Alidaim en la Resolución 13, aunque se abstuvo en la Resolución 14 del Consejo General pese a las peticiones irikenses de que votase a favor; Stark quería preservar la tradicional neutralidad estatal. Tras la adopción de la Resolución 13, la República de David invitó a la delegación pablense a la Cúpula Mayor, donde permanecieron como invitados hasta la reforma de esta a principios del año 11.

El gobernador Stark declinó con amabilidad la invitación de la Alidaim a la VI Reunión de Enolayano, ya que el estado continuaba inmerso en sus proyectos de inversión. A finales de ese mes empezaron a mezclarse con la precampaña del Partido Demócrata, que también buscaba modernizarse. Antes de ello un aún desconocido Lander Fernández visitó las obras de la ciudad de Ínsula, siendo recibido por la senadora Alice P. Robertson. La veterana demócrata fue la primera persona en el estado en enterarse de los planes de Fernández de entrar en la carrera presidencial, y movió los hilos para que el Partido Demócrata en el Principado de Pablo apoyase de inmediato su candidatura.

El desastre de La Plana marcó sin duda la campaña, y la voluntad renovadora del joven Fernández le hizo ganar la carrera presidencial a la veterana Saray Gómez, presidenta saliente. El 25 de paulimarino cerca del 83% de los afiliados demócratas en el PPB -unas 2 325 000 personas- otorgaron su confianza a Lander Fernández: el apoyo inmediato de Saray Gómez al nuevo candidato se iba a traducir en una aplastante victoria para el Partido Demócrata en las Elecciones Presidenciales del año 10.

La ausencia generalizada. Año 10: prosigue el Insula Project Editar

Anthony Stark, que aconsejado por la senadora Robertson se había colocado en el bando de Lander Fernández antes incluso de que anunciase su candidatura, se vio tremendamente reforzado con su victoria: Fernández prolongó los préstamos federales que estaban levantando la ciudad de Ínsula y aprobó dos más, con los que se construyeron dos enormes puentes ferroviarios: el Insula-Lethon Bridge y el Lander Bridge. Este último se nombró de esa manera en agradecimiento al presidente: Stark también nombraría a la senadora Robertson vicegobernadora como manera de premiar sus esfuerzos para con el estado.

Prince Pablo Tower

Prince Pablo Tower

Las inversiones en Ínsula comenzaron a atraer a importantes empresas: The Ipaai Company abrió en la ciudad su sede estatal en un espectacular rascacielos helicoidal, el Prince Pablo Tower, que causó furor e inauguró una larga lista de obras de ingeniería futuristas en la capital isleña. Su skyline empezaba a ser inconfundible, y las autoridades federales aprobaron su nombramiento como «ciudad futurista global».

El ejecutivo demócrata de Anthony Stark había recibido un amplio respaldo de sus ciudadanos en los comicios del 2 de eiapisano: los morados se habían hecho con 84 de los 101 escaños del Parlamento Pablense, así como con 8 de los 9 representantes al Congreso del estado. Su reforzada posición convirtió a Stark en uno de los hombres fuertes del partido, y la vicegobernadora Robertson logró la concesión de un estatus impositivo especial para toda la isla de Ínsula que redujo en un 7.25% los aranceles a las empresas extranjeras. A su capital empezaron a llegar decenas de magnates y empresarios de todos los rincones del planeta, ansiosos por invertir en la construcción. La población original del puerto de Ínsula vio subir el valor de sus propiedades en hasta un 6 000%, optando muchos de ellos por venderlas y trasladarse a cómodos apartamentos alejados del centro de la ciudad. El metro de Ínsula abrió sus primeras dos líneas el 7 de palazuelino, mientras el resto de ciudades del Principado de Pablo detenían poco a poco su decrecimiento poblacional en favor de Ínsula. La capital, Pablo, adoptó un estilo clásico; intentando asemejarse a urbes cosmopolitas como Eiapisa o Ikerne. Y la otra gran ciudad pablense, Lethon, se convirtió en un centro para la industria.

El 2 de comenzador el PPB se abstuvo en la votación que convirtió al Reino de Iván en el 25º Estado Federal. Pese a ello, el gobernador Stark aseguró que sus relaciones con los ivaninos eran «cordiales y fluidas», agradando de nuevo al Gobierno Federal.

La X Era Internacional sufrió los graves recortes presupuestarios impuestos por el presidente Fernández. La Alidaim vio tremendamente mermada su capacidad operacional, aunque muchos de sus estados sí lograron asistir a alguna de las cinco reuniones que pudo llevar a cabo con éxito. El Principado de Pablo solo pudo colaborar en las que se realizaron durante la celebración de la Copa Mundial de Fútbol en el Imperio de Amanda, aunque a principios de veranés fue invitado a convertirse en un miembro observador de la Alicom.

A principios de sarino el presidente Fernández anunció su determinación de derogar la Lista WFF. El Principado de Pablo lo aprobó, y los demócratas pablenses hicieron campaña por el «sí» a la derogación. Antes de que el referéndum se celebrase, la sociedad pablense se conmocionaba con el terremoto en el Ducado de Rodrigo, enviando grandes cantidades de ayuda humanitaria hacia el país norteño.

El Principado de Pablo se había mantenido completamente al margen en la Guerra de Isla David, que sacudió al grupo de «futuras potencias diplomáticas de la Alidaim» en el que el mismo PPB estaba encuadrado. El enfrentamiento entre República de Lucas y Principado de Adrián iba a repetirse en la Guerra de las Banquetas, que estalló el 21 de sarino del año 10. Pese a las repetidas insistencias del Gobierno Adrianés, el Principado de Pablo se negó a participar en esa nueva y desastrosa contienda. La cantidad de víctimas fue tal que la Alidaim aprobó la Resolución 15 del Consejo General el 7 de finalidor, votando en contra el PPB con el objetivo de demostrar la solidez de su alianza con PAD y RLU. El Principado de Adrián iba a necesitar otra resolución más -la 16- para darse cuenta de que no tenía el apoyo de la Alidaim para continuar adelante con sus proyectos expansionistas. Pese a que el Principado de Pablo apoyó al PAD, el gobernador Stark siempre criticó que el estado occidental actuase por su cuenta y riesgo.

Durante los meses de enolayano y nicolaitanés el Principado de Pablo continuó volcándose en convertir a la ciudad de Ínsula en un centro financiero importante, firmando un importante acuerdo económico con el Imperio de Alberto que comunicó de forma definitiva la ciudad con el puerto albertés de Kalabahi.

Nuevos horizontes: año 11 Editar

I

Gobierno y política Editar

El Principado de Pablo, al ser un estado con una población aún relativamente baja, tiene tan solo nueve asientos en la Cámara de Representantes de la Federación, además de los cinco senadores de rigor en el Senado. El Parlamento Pablense, de 101 escaños, se reúne semanalmente para tratar los problemas y las medidas a adoptar del estado en diversos ámbitos.

El gobernador del estado continúa siendo el joven pero veterano político Anthony Stark, que obtuvo la confianza del presidente Lander Fernández tras las elecciones del año 10. En ellas, Stark se hizo con una arrolladora mayoría absoluta; logrando 84 escaños y 8 representantes. 11 escaños y un representante lograría el Partido Autofederalista, y los republicanos se hundirían con tan solo 6 escaños en el Parlamento.

Relaciones exteriores Editar

El Principado de Pablo goza de unas excelentes relaciones internacionales, ya que su relación con el Reino de Yeray es cordial y la que tiene con la República de Lucas es de habitual colaboración. También se puede considerar buena su relación con otros estados federales como el Ducado de Hugo, la República de David, el Imperio de Sergio o el Imperio de Amanda.

Su relación con el Principado de Adrián también es buena, aunque la volatilidad diplomática de ese estado ha puesto en peligro las conversaciones en más de una ocasión. En la actualidad es uno de sus mayores socios, igual que el Ducado de Rodrigo.

Economía Editar

La incipiente economía del Principado de Pablo se sustenta fundamentalmente en el turismo: Ínsula y toda la isla viven de las remesas turísticas procedentes de la gente que visita cada mes las playas y parajes de su territorio. En la península, el turismo es un pilar muy importante, pero también lo es la extracción de petróleo (el PPB produce el 4.3% del petróleo mundial), la cría de ganado de buena calidad y la pesca, teniendo unos caladeros de excepcional calidad en la entrada del golfo de Agios.

En general, el sector terciario del estado es el más desarrollado con diferencia, aunque tanto la industria y la construcción como la agricultura, la ganadería, la pesca y la minería han sido modernizadas y actualmente son algunas de las más eficientes y ecológicas del país.

Demografía Editar

El último censo elaborado en el Principado de Pablo fue el de finalidor del año 10, realizado simultáneamente en los 25 Estados Federales. El resultado en el PPB fue de 27 818 442 habitantes, casi diez millones más que los 18 678 290 que tenía cuando entró en el país. La mayor parte de la población vive en ciudades de tamaño medio -entre 10 000 y 100 000 habitantes-, siendo las mayores ciudades Pablo (3 101 672 habitantes en su área metropolitana), Lethon (821 520 habitantes), Ínsula (357 625 habitantes, pero casi 1 850 000 en su área metropolitana) y Einara (que con 186 275 habitantes, es el principal puerto oriental del estado)

Se calcula que 4 de cada 5 personas viven en ciudades de más de 10 000 habitantes en el PPB.

Idiomas Editar

El Principado de Pablo ha adoptado el ikernés como única lengua oficial, si bien ya era el único que se hablaba antes de la entrada del estado en la Federación. La segunda lengua más estudiada frecuentemente en las escuelas y colegios mayores del país es el enolés, aunque existen varios colegios privados donde se imparte el lucasino.

Deporte Editar

La Selección de fútbol del Principado de Pablo, que está realizando una aceptable temporada en la Segunda División de la Liga Ipaai, es la principal atracción deportiva del estado. Otros deportes como el baloncesto o la natación tienen igualmente competiciones propias a nivel estatal.

Referencias Editar

  1. Einara comparte un servicio de ferris diarios con Port Ikerne que mueve a cerca de 8 500 personas al día entre ambas ciudades.

Véase también Editar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.